Lemonade International

Dando oportunidades por medio de educación y cuidado integral a los más necesitados para que tengan una vida plena

Preguntas Frecuentes

Preguntas Frecuentes

Estas son las respuestas a muchas de las preguntas que las personas hacen a nuestra organización.

¿Por qué hacemos lo que hacemos?

Porque creemos que el amor es la mejor de las medicinas para todos los males y que sin amor nada de lo que hacemos vale la pena. También creemos que sin la presencia de Dios nada de lo que hacemos sería una solución para una eternidad.

¿Por qué se llama La Limonada?

El grupo inicial de personas que llegaron a habitar este espacio le llamó así porque cuentan que “la gente de la Limonada es fuerte como el limón.”

¿Por que elegimos trabajar con la comunidad en La Limonada?

Tita Evertsz: Yo no elegí, Dios me llevó y a mi me gustó mucho. Ya había trabajado en una colonia en la zona 16 y también iba al Hospital General San Juan de Dios como voluntaria dando apoyo a los niños del departamento de niños quemados y sentí que debía dedicar mi vida a estas comunidades, las personas, sus historias, sus luchas… todo me cautivó de una manera muy grande y con tantas facetas como un diamante.

¿Por qué elegimos trabajar con niños?

Porque la prevención es lo más puntual. Lo que invertimos en recursos económicos y tiempo en rescatar a un pandillero, lo mismo invertimos en 30 o 35 niños en prevención. Debemos dedicarnos a la niñez y velar para que tenga una buena nutrición, educación y vida sana en general, que puedan soñar y ser alguien que aporta cosas buenas a la sociedad.

¿Por qué apadrinar a un niño?

Creemos que es la más puntual de las soluciones a lo que hoy vivimos, debemos prevenir más invirtiendo en niños y jóvenes para que ya no estén en las calles e incurran en el vandalismo.  Es justo que todo niño tenga la oportunidad de tener una buena alimentación, una buena educación y que reciba las atenciones que todo niño merece y necesita tener.

¿Por que tenemos el Programa de Apoyo Comunitario?

Porque es lo que Jesús quiere que hagamos, somos sus manos, sus pies, su voz, su cuerpo… estas personas (los ancianos y discapacitados) no tienen nadie quien haga algo por ellos, eventualmente solo a sus vecinos que tienen tanta necesidad como ellos mismos. Creo que todos tenemos algo que compartir, a veces no tenemos algo económico que dar pero solo sentarnos en su cama (ya que ellos no tienen sala en su casa) y compartir historias, pláticas, risas, lágrimas y una oración es algo que nos trae esperanza a todos, en especial a ellos.

¿Por qué se llaman “escuelitas” o Academias Mandarina y Limón?

Porque queremos honrar el nombre de La Limonada. Ha sido un lugar de muy mala fama y sabemos que Dios hará notoria su “restauración”. Será bueno no olvidar nunca de donde venimos así nunca regresamos allí.