Lemonade International

Dando oportunidades por medio de educación y cuidado integral a los más necesitados para que tengan una vida plena

Blog
May 9,2016

Historias de La Limonada: Harry

Harry vivía en un pequeño cuarto con 4 hermanos y su madre. Eventualmente, llega a quedarse y vivir con ellos  su hermana mayor con sus 2 hijos. Serían 8 personas en un cuartito con tan solo dos camas. El amor los une, todo les puede hacer falta, pero no el estar allí para apoyarse incondicionalmente.

 

Ninguno trabaja, a veces, la mamá logra un par de lavados de ropa ajena a la semana, pueden ser unos Q100 si mucho, ($0.37 al día por cada uno, cuando no llega la hermana).

 

Todos tienen un noble y buen corazón, llenos de compasión y amor, sin embargo, la devastadora ignorancia ha tomado ventaja de ellos de una manera fuerte.

 

Harry, uno de los hermanos mayores, asistía a la Academia. Un buen chico, fuertemente marcado por el resentimiento de no tener futuro, una marcada ira por la impotencia de vivir en extrema pobreza, de nunca tener la seguridad si iba a comer o no, el hambre había apretado su estomago, lleno de lombrices, un millar de veces.

 

A Harry le gustaba leer, su maestra le prestaba libros, y él se los llevaba a casa, esto era hermoso, porque siempre cuidaba muy bien de los libros, como su tesoro más preciado.

 

Su asistencia a la Academia era bastante irregular, por la falta de estructura en su casa, todos dormían hasta que ya no podían mas, esto podría ser hasta el medio día… quién sabe, tal vez así evadían el hambre y todo lo demás.

 

Harry se empezó a juntar con algunas personas que habían tomado mal camino, pero esto le permitía tener un poco de dinero en la bolsa para llevar comida a casa… el conflicto entre creer en Dios y pobreza/necesidad provocó una gran tensión.

 

Harry siempre regresaba a pedir oración, y, asistía nuevamente por un tiempo, de vez en cuando, la realidad de Dios se hacía fuerte, más fuerte que la necesidad y la maldad que lo pudiera haber alcanzado.

 

Harry creció, se involucró en una pandilla, se juntó con una mujer, hizo “su vida”  Nos buscaba eventualmente, nos llamaba por teléfono, nos pedía oración siempre.

 

Un día especifico, regresó a su casa, algo muy extraño, estaba desesperado… me llamó por teléfono y me dijo que quería hablar conmigo, que le urgía, esa noche asistió a una Iglesia, pasó al altar, se arrodillo y lloró mucho, las personas estaban asombradas, sentían que habían visto la misma gloria de Dios que alguien como él, hiciera tal cosa públicamente…

 

Sin embargo, esa noche se fue a dormir y nunca despertó, Harry murió en algún momento de la noche. Yo miraba su cuerpo, la familia llorando y el mundo parecía haberse detenido, no había ruido, no había sensación, parecía que estaba en otro planeta observando todo… Harry se había ido, allí estaba su cuerpo todo tatuado, tendido…

 

Mas Dios, quien todo lo sabe y todo lo ve, quien conoce hasta cuantos cabellos tiene nuestra cabeza, conoció cada una de las esquinas oscuras de Harry, y porque la luz se había apagado allí…

 

No todas las historias tienen lo que el humano llama éxito, pero, todas las historias han tenido oportunidades, han sido amadas y Dios sabe el resto.

Comments are closed.