Lemonade International

Dando oportunidades por medio de educación y cuidado integral a los más necesitados para que tengan una vida plena

Blog
May 11,2016

Historias de La Limonada: Amelia

Los abuelos de Amelia fueron ladrones, en medio del hambre, la extrema pobreza, falta de educación y oportunidades, y la presencia de gran ignorancia, robar fue lo único que ellos pudieron ver como solución en medio de una familia en la que el hambre se hacía constante. 

 

Amelia, aprendo este “oficio” desde temprana edad, era parte del ADN de la familia. El robo no era el único pecado presente, había abuso en sus diferentes maneras.

 

Los padres se iban por mucho tiempo mientras Amelia debía de cuidar de Víctor y Claudia, sus hermanitos menores. Amelia tenía que ir a pedir comida a las vecindades y ver quien le regalaba leche para sus hermanitos… Amelia no tuvo niñez, sus muñecas eran sus hermanitos, sin embargo, no los podía poner a un lado, ellos demandaban de su constante atención.

 

Amelia ha sido marginada, aun por los marginados, pero, no por Dios.

 

He sido testigo de cómo Dios ha seducido a Amelia, una y otra vez y de distintas maneras, eso me hace amarlo más, porque veo como, con tanto amor, constancia, paciencia y encanto Dios la busca, la seduce una y otra vez… Él sabe su niñez, Él conoce lo que a la vista humana no es obvio. 

 

Amelia ha asistido un grupo de lectura Bíblica por algunos años, ya no roba igual, dice ella, ya no roba todos los días, ahora tiene temor de Dios, espera mejor en que Él aparezca con un milagro… pero, en casa de Amelia, siempre hay lugar para uno o dos más; la comida que era para 7, fácilmente se puede convertir para 10 o 12, siempre comparte, siempre recibe con tanta compasión al que necesite.

 

Una de tantas ocasiones en que la hemos visto amar al prójimo, fue cuando un adolescente se quiso suicidar un par de veces, nosotros estábamos muy angustiados y Amelia, sin siquiera pensarlo, se lo llevó a su casa… “vengase conmigo mijo, yo le doy posada, aquí conmigo usted tiene un lugar, vengase” y nos decía: “váyanse tranquilos, yo lo voy a cuidar”.

 

Amelia ha dado el fruto del Espíritu, la obra que Dios ha iniciado no la va a dejar a medias Filipenses 1:6, Su palabra ha caído en un corazón más, y no va a regresar hacia, Isaías 55.

 

La Biblia dice que Él habita en medio de la densa oscuridad… al fin y al cabo, Él es luz!!!

Comments are closed.