Lemonade International

Dando oportunidades por medio de educación y cuidado integral a los más necesitados para que tengan una vida plena

Blog
May 2,2016

Historias de La Limonada: Santiago

Santiago vive en un hogar bastante conflictivo y extrema pobreza, el padre es alcohólico, la madre con necesidades especiales, y el hermano mayor con OCD; todo esto, además de vivir en una zona de alta violencia y drogadicción.

 

Santiago ha sido un niño que estuvo con nosotros desde pequeño, como parte de una de las Academias, siempre fiel en venir, nuestro pequeño Santiago, lleno de vida y de voluntad firme pero al mismo tiempo, retraído, también bastante simpático e inteligente.

 

Fue seleccionado para el programa de becas por la clase de hogar en el que vivía, y porque Santiago mostraba deseos de superación y sabíamos que si no le dábamos la oportunidad, las calles con su perdición le esperaba ansiosamente.

 

Cruzó muchos conflictos en su adolescencia, frustración e ira en medio de todo lo que le rodeaba, muy enojado de ver su hogar tan disfuncional y quebrado. Con muchas dudas cruzando en su ser, por un tiempo olió pegamento, en otro tiempo tomó licor, pero el equipo de maestros nunca dejó de creer en un milagro. No podíamos aceptar que se nos fuera de las manos, confiábamos que Dios tenía un mejor plan para su vida.  Un par de maestras en especial le dedicaron tiempo de calidad, mucho amor y paciencia, consejos, atención y amor todo el tiempo.

 

Santiago ha logrado graduarse, y le pidió a una de estas maestras que subiera al podio cuando le daban su diploma, él la quería a su lado, compartir su victoria con quien había luchado a su lado, a todos los alumnos los acompañaban sus padres, pero a Santiago, lo acompañaba una mujer que había hecho el papel de madre quien le había mostrado un amor incondicional e incansable. Santiago la honró con eso.

 

Hoy Santiago, es un chico firme, ha conservado su trabajo por más de 2 años, es sobresaliente y constante, y con sueños de entrar a la universidad. Sus luchas no han terminado aún, pero él tiene las herramientas para enfrentar la vida.

 

Estas son historias de lucha, enorme lucha, pero de éxito, de gran éxito. Nos muestran que vale la pena luchar por estos chicos, siempre vale la pena, aunque la historia no parezca ser exitosa en algún punto de la vida. Siempre hay esperanza, siempre que el amor de Dios está presente no puede haber más que éxito si perseveramos a pesar de todo!

Add to the Conversation

Mail (will not be published) (required)